Aprovechó los días calientes y largos para broncearse, para saborear aquel cóctel en la terraza al mar y para salir y divertirse con la familia y amigos?

Unas vacaciones perfectas, vino llena de energía para enfrentar un año más de trabajo, pero su piel perdió todo el vigor: está blanda, deshidratada y con manchas?

La piel es una de las más afectadas durante el verano.

La exposición prolongada al sol, el calor excesivo, el cloro de la piscina, la sal del mar, las noches mal dormidas y el maquillaje son algunos de los factores que la influencian
de forma negativa.

Estos cuatro pasos ayudarán a volver a tener una piel perfecta:

  • Limpieza
  • Exfoliación
  • Hidratar
  • Nutrir

Son estos los cuatro pasos que deben formar parte de su ritual de belleza. Elija productos adecuados a su tipo de piel y ricos en principios activos.

Después del verano, cuando el sol disminuye de intensidad, es la mejor altura para iniciar un tratamiento a la cara.

La combinación de colágeno y vitamina, restaura la flexibilidad natural de la piel y la protege del impacto nocivo de la atmósfera.