Es necesario tomar algunos cuidados para tener unas uñas sanas. Incluso quien frecuenta manicura enfrenta problemas como una uña resecada o partida, cutícula grande y esmalte a descascarse.

 

Pero para eso tenemos algunos puntos importantes para tener siempre una uña cuidada:

 

 

 

  • Mantenga la cutícula siempre hidratada.
  • La cutícula no debe retirarse completamente. Se forma una barrera protectora contra la invasión de microorganismos causantes de enfermedades. Comience aplicando una crema específica para ablandar las cutículas y, a continuación, empújela con la propia espátula.
  • Mantenga todos los instrumentos (espátula y alicate) limpios y, si es posible, desinfectados. Si va a la manicura, asegúrese de que desinfecte el material después de utilizarlo en cada cliente.
  • Aplique la base, incluso si se usa esmalte por encima, si la uña puede quedar amarillenta. Limpiar los excesos con su propio palillo de manicura.
  • Si su uña es débil, utilice una base fuerte y cremas específicas.
  • Evite usar acetona. Este tipo de producto, cuando se usa en exceso, reseca las uñas, que se vuelven frágiles y quebradizas. Utilice un quitaesmalte sin acetona.

 

Con estos consejos siempre se quedara con una uña sana y bonita.